carosio
pub_tiempo_col2

Editorial – Política. ¿De qué herramienta nos hablan ?

A determinada cantidad de votantes, el «detalle» debiera haberle llamado la aten-ción.- ¿ Quién ganó en la provincia de Buenos Aires el domingo pasado ?.- El FRENTE Renovador.-
¿Y quién fué segundo? El FRENTE para la Victoria.- ¿Y quién fue el tercero ? El FRENTE Progresista Cívico y Social, que por las dudas integra el FRENTE Amplio Progresista. Y quién resultó cuarto en esta elección bonarense ? El FRENTE para la Liberación y el Trabajo.-
¿ No debiera ser hasta gracioso el ingenio de estos asesores de marketing que se han apoderado de la política argentina que saliditos de la misma escuelita y con el mismo librito no les ocurre siquiera dife-renciar a las fuerzas polìticas por sus nombres ?.-
Ahora son todos espacios y no partidos. Ahora son todos Frentes y no alianzas o acuerdos u otras formas de denominarse.
Y en ese contexto no debe extrañar, que todos los candidatos principales sean exactamente iguales. IGUALES.-
¿ O acaso no es sola la pertenencia a un gobierno o su postura opositora lo que los diferencia ?.-
Vale un ejercicio reflexivo: si el candidato Massa hubiera sido un tiempo mas el alto funcionario del gobierno que fue hasta no hace mucho y por el con-trario, en este armado de intendentes, hubiera aparecido un tal Insaurralde como la cabeza visible de la oposición ( para la que el de Lomas tiene mas antecedentes que el propio Massa por su historia Duhaldista, su ex esposa Toledo, por ser de Lomas y otros datos ), ¿ No hubiera sido la del domingo una elección igual pero con apellido cambiado ?.-
El FRENTE nuevo de Insaurralde sería la nueva esperanza nacional. Y el Jefe (ex) de gabinete aplaudiría al lado de la presidente y prometería mejorar en octubre.
Y si el que hubiera decidido hace un par de meses armar esa lista opositora hubiera sido Scioli, ¿ No ocurriría lo mismo ?.
Cuales son las diferencias filosóficas que imperan hoy en la Argentina en el plano ideológico, de vi-siones estratégicas, de relaciones internacionales, etc, etc.- Por cierto ( o por miopía nuestra ) no las encontramos o son muy difusas.
Y cuando todo y todos empiezan a parecerse, o es mas o menos seigual, como repetía el genial Minguito, sobran las razones para preocuparse por la realidad política que es la razón para estar preocupado por el futuro del país.
Es que coincidimos plenamente con tanto parlanchin que afirma que la polìtica es la herramienta para cambiar y mejorar las cosas en beneficio de la gente. No es en el concepto donde está el error. Seguramente muchas veces hemos considerado que quienes utilizaban la herramienta no eran los idóneos.
Pero ahora el caso resulta extremadamente mas serio: tambien han destruído la herramienta. ¿ De qué nos hablan entonces cuando se refieren a la a la herramienta polìtica ?.
La herramienta no es una linda sonrisa. Encuestas todos los días para saber de que hablar. Y aún para saber que decir de esas cosas.
La herramienta no es un determinado color como ahora se ha impuesto. Azul para el gobierno, amarillo para Macri, naranja para Scioli. Y negro combinado para Massa o colorado para de Narvaez.
La herramienta no es una buena agencia publicitaria que arme un buen aviso.
Es cierto que esos elementos suelen ser necesarios en este mundo madiatizado para comunicar mejor.
Pero la herramienta es el contenido a transmitir.
La herramienta, claro que no, no es el cartero sino la carta.
Y de eso, la realidad argentina y la que se está viviendo en esta campaña electoral tiene poco. Por no decir nada.
Ni en el país. Ni en la provincia. Y tampoco en el distrito.
Vaya sino a preguntarse cual fue el proyecto eje de la campaña de todos y cada uno de los compe-tidores locales. ¿ Modificar el presupuesto en tal o cual partida ?. Presentar un proyecto integral de ordenamiento urbano ?. ¿ Una nueva ordenanza de tránsito ?
Nada de eso. Solo slogans y «buena cara».
No es honesto, referirse a esta cuestión e ignorar que si bien mucho se había hecho antes para poner en terapia intensiva a los partidos polìticos ( la Alianza creada casi solamente para ganarle a Duhalde fue un gran aporte ), lo hecho por el propio Duhalde (utilizando el remedio que le habían recetado a él ) en el proceso electoral de 2003 fue el laboratorio donde se engendraron las cámaras de exterminio de los partidos políticos argentinos.
En nombre de la crisis. Como provisorio….., para siempre como resulta siempre todo en la Argentina.
Con cinco boletas justicialistas en la provincia de Buenos Aires compitiendo en un interna eterna y lo mas extraño, sin que ninguna sea del partido peronista.
Que ademas hace rato no existe mas.
¿ De qué herramienta hablan cuando se refieren a la política en la Argentina ?
Si lo único que resta es que para 2015 se realicen casting para seleccionar candidatos.
En estos años se ha hecho todo lo posible para terminar con los partidos políticos, sus principios y valores. Su ideología. Su horizonte. Reemplazar la geopolìtica por el marketing.
Y la verdad no exige ser hallada en nuevas teorías modernas. Hace mucho que está en todos los manuales.
En polìtica se puede hacer todo lo que se le ocurra a sus dirigentes.
Lo que no se puede es evitar las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2