carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: Los muchos interrogantes en el caso Maldonado

Desde hace un mes se encuentra desaparecido el joven Santiago Maldonado, integrante de una agrupación activista que dice reclamar por derechos de la colectividad Mapuche en territorio argentino y también en Chile. Si bien la organización es conocida desde hace tiempo en el sur argentino, sobre todo en zonas cercanas a El Bolsón, donde actúan bajo la sigla RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) sobre todo por sus formas violentas de actuar y por los mas de 60 atentados que han llevado adelante, un corte de la ruta 40 (la que atraviesa el país de norte a sur) en el marco de sus protestas originó la intervención de la Gendarmería Nacional que recibió la orden de liberar esa vía y desalojar a los manifestantes que con los rostros cubiertos y palos, piedras y otros elementos contundentes (suelen armar boleadoras de piedras) llevaban adelante la protesta.
El operativo según filmaciones que ha mostrado el gobierno nacional (donde hay que aceptar que no está todo filmado y hay cortes) finalizó en calma con los líderes del movimiento firmando un acta y conversando amablemente con los militares. Pero un día después surgió la denuncia de la desaparición del integrante Santiago Maldonado a la vez que era detenido por varias causas en ambos países (Chile ha pedido la extradición) el líder del movimiento de nombre Jones Huala y alojado en la cárcel de Esquel.
A partir de entonces, con extraña amplificación la denuncia de la desaparición de Maldonado estuvo acompañada de la afirmación de responsabilizar a la gendarmería a la que se acusa desde las filas de este movimiento (que lejos está de representar a la comunidad Mapuche en su mayoría donde son resistidos y rechazados) como única hipótesis válida a investigar. Lo extraño es la inmediata repercusión nacional que tomó el caso en medio del clima electoral superando largamente a la connotación que el caso tuvo en sus propios pagos. Las llamadas agrupaciones de izquierda rápidamente realizaron marchas y hasta aprovecharon una movilización y acto de la CGT para acusar directamente al gobierno de la «desaparición forzada….» así han caratulado la causa del mencionado Maldonado.
No es por cierto de no considerar la desaparición de una persona en cualquier circunstancia ni poca la responsabilidad de un gobierno democrático para esclarecer el hecho en su totalidad. Hasta ahí nada que reprochar. Pero en un caso con características tan puntuales, en las que nadie ha podido demostrar aún siquiera que Maldonado se encontraba entre los encapuchados de esa movilización, integrante de un grupo con serios enfrentamientos internos en su propia colectividad e íntimamente ligados a otros movimientos que reclaman por derechos de pueblos originarios, miembro de una agrupación con varios hechos en Chile desde donde se les pide la extradición, no pareciera requerir de mayores detalles para comprender que la situación tiene muchas aristas y seguramente mas de una pista para seguir.
Sin embargo, como si estuvieran mas preocupados por afectar a la ministro de Defensa y al gobierno nacional que por encontrar al desaparecido, le costó mucho a la justicia que se completaran las denuncias por parte de sus familiares y cuando se pidieron testigos para demostrar que Maldonado efectivamente estaba en la movilización que abortó la gendarmería, dos personas se presentaron pidiendo declarar encapuchadas y sin documentos lo que naturalmente no se compadece con ninguna legislación.
Tampoco fue fácil obtener elementos de la familia de Santiago para realizar las necesarias pruebas de ADN que aún no están informadas. Mucho menos encontrar colaboración para conocer detalles de Maldonado. Su familia ni siquiera brindó con seguridad los que se consideran tres celulares que manejaba y uno de los cuales se especula en los investigadores se accionó estos días en Chile.
En estas circusntancias hay canales de televisión, sobre todo los que son propiedad de empresarios íntimamente ligados al gobierno anterior como C5N que le dedican casi toda su programación a este caso. Que bueno es reiterarlo, debe ser seguido con atención y preocupación, pero porque cualquiera que sea el final de la historia -que todos deseamos sea aparición con vida- dejará mucha tela para investigar.
Resulta al menos, curioso, que los sectores muy ligados a la figura de la ex presidente Cristina Fernandez hablen de la participación del gobierno nacional en la desaparición o al menos en su encubrimiento y no disimulen en sus actos con sus cánticos «Macri vos sos la dictadura» y no hayan hecho aún una sola declaración en torno a lo que se vive en la vecina Venezuela, con mas de 150 muertos por represión en poco tiempo, con casi todos los líderes opositores presos, con la fiscal general de la nación escapándose en lancha y con el parlamento disuelto.- La gran amistad y los innumerables negocios concretados entre el gobierno Kirchner y el de Venezuela pareciera ser la única razón de este silencio. Y cuando hablamos de negocios, no obviamos las valijas de Antonini Wilson con cientos de miles de dólares entrando de madrugada y a escondidas por Ezeiza en un avión contratado por funcionarios de primera línea del gobierno de Néstor.
Llama también la atención que junto con el pedido por aparición con vida de Santiago Maldonado -que insistimos en apoyar- no se acompañen con los pedidos de Julio López, María Cash, el policía del helicóptero que partió de Brandsen y nunca mas se supo nada, por la nefasta actuación en los primeros tiempos de la justicia en la muerte del fiscal de la nación Alberto Nisman.
¿O acaso esos hechos no están pidiendo justicia desde hace mucho tiempo?.
Como hemos dicho el tiempo electoral potenció la politización de este caso. Pero como todo está por comprobarse aquí, lo que sigue lo hacemos a título de pregunta a la espera de poder confirmarlo o desmentirlo, lo que no debiera ser tan difícil si hubiera voluntad de las partes de colaborar fehacientemente con el esclarecimiento del caso.
¿Es cierto que Santiago Maldonado es sobrino de Fernando Vaca Narvaja, uno de los jefes de la agrupación Montoneros?. Porque de ser así, Santiago Maldonado sería primo de Camilo Vaca Narvaja que es, entre otras cosas, el padre de la hija de Florencia Kirchner. Esto es: el padre de la nieta de la ex presidente Cristina Fernandez de Kirchner.
De ser esto cierto tampoco estaría demostrando nada sobre la desaparición de Santiago. Pero en tren de investigar y tener todos los elementos en la mano, no estaría mal saber si esto que preguntamos es cierto y entonces, porque hubo tanto cuidado extremo que en casi un mes hablando todos los medios del caso, de esto tampoco nadie dijo nada.

(Editorial publicada en la edición del sábado 02 de septiembre de 2017 de TIEMPO de Ranchos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

pub_tiempo_col2