carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: ¿El médico que no te cura es mas culpable que el que te contagió el VIH?

Ningúno de los múltiples problemas que ha debido enfrentar el gobierno nacional que asumió el 10 de diciembre le resulta tan complejo, impopular y de resultado aún incierto en cuanto al grado de solución que pueda hallarle como el del sinceramiento de las tarifas de servicios públicos.
Bastante mas complejo que la vieja figura de la frazada corta, la cuestión de la provisión de electricidad y mucho mas aún la de gas, es un verdadero jeroglífico que hasta parece de solución imposible, en el marco mas amplio de la economía nacional y de cualquier propuesta que pretenda ir saliendo del atolladero que significan hoy la inflación, la caída de la actividad económica, la caída del empleo y el deseo de una reactivación seria y perdurable.
Veamos pasos sencillos que entiende cualquier ciudadano común: No hay ningún proyecto serio de crecimiento de un país si no hay energía eléctrica y de gas suficiente como para producir cada día mas.
En la Argentina, que hasta no hace mucho era exportador sobre todo de gas, hoy NO HAY MAS UN METRO CÚBICO PARA OFRECER. Está claro ? No hay posibilidad alguna de ofrecer mas, simplemente porque las posibilidades de gasificar el fluído líquido que se importa a precios altísimos están al límite. No se trata de comprar mas gas, se trata de no poder meterlo en la red troncal del país.
Y no hay servicio mas caro que el que no se tiene. SI. El gas mas caro es el que FALTA. El que para una fábrica. El que impide instalar nuevas. el que niega nuevos puestos de trabajo.
Y lo que hay, claro a valores tan exorbitantes como que cada uno de los dos barcos/usina que hay amarrados en el país (uno en Bahía Blanca y otro en San Nicolás) cuestan 100.000 dólares por día. SI. POR DÍA. Ese costo mas, el valor del amarre MAS el costo del gas que se importa.
Este es el contexto marco que tiene hoy el servicio de esta energía. Para agravar la situación, no hay registros, datos, mapa de usuarios ni nada que se le parezca. SOLO HAY URGENCIA DE HALLARLE UNA SALIDA.
¿Es posible en este contexto establecer una solución que no chingue por algún costado? ¿Que no cometa injusticias? ¿Que atienda en forma ecuánime al vecino de menores recursos, al taxista que utiliza GNC, al empresario PYME, a los recursos exiguos que tiene la nación, a la necesidad de traer inversiones que se radiquen y generen empleo, a las entidades intermedias, a la garrafa social, a los que deben seguir subsidiados y todo ello sin la menor información porque el gobierno anterior destrozó estadísticas y datos de población, pobreza, etc. etc.?
La respuesta es NO. Ninguna posibilidad de actuar sin cometer algunos o varios de estos « errores».Y aún aceptando que pudo equivocarse un poco menos. Que pudo explicarlo algo mejor. Que algo o todo pudo ser mas prolijo, en la vida TODOS solemos enfrentarnos a situaciones donde debemos decidir cual es el error menor o el menor daño posible. PERO QUE NO HAY FORMA DE NO PRODUCIRLO.
El lector que dice que no pasó por un caso de estos aún le falta vivir lo suficiente. Porque le pasará inexorablemente. La vida no es siempre elegir entre lo bueno y lo malo. Muchas veces es optar entre lo malo y lo peor.
Tal como lo hemos escrito varias veces. Fue el entonces vicepresidente de la nación Daniel Scioli quien en 2003 (si apenas asumió) afirmó que era urgente reajustar las tarifas de los servicios públicos por el retraso que habían sufrido durante la crisis de 2001/2003. Y eso le significó que el presidente Kirchner le separara a todos los funcionarios que Scioli había logrado mantener de su equipo de Turismo en la nación y naturalmente que no volviera a hablar del tema.
LAS TARIFAS SE QUEDARON EN EL FONDO DE LOS VALORES EN 2001/2003. Y hoy ni siquiera con el tarifazo guardan relación alguna con lo que se pagan en TODOS los países limítrofes. Ni Uruguay, Chile, Bolivia, Paraguay, Perú etc. etc.- ¿ESTA CLARO ESTO?.
Ahora bien. Podemos debatir la cuestión si esta verdad sostenida en información pura es aceptada por todos los sectores de la sociedad. Y TODOS los sectores políticos renuncian a hacer proselitismo con esto y proponen en serio como salir de este intríngulis, pero con propuestas en serio y no con pancartas de populismo berreta que diga « detrás de cada tarifa hay seres humanos ?.- Chocolate por la novedad.
Y en este punto vale decir QUE ALGUNOS ERRORES DE CONCEPCIÓN DEL GOBIERNO SON GRUESOS. Y QUE LA SALIDA PROPUESTA TIENE COMO ERROR MAS GRAVE SER INAPLICABLE. O SI LO PREFIERE: INCOBRABLE.
El remedio hasta ahora recetado no cura el mal.
Pero si estamos hablando de remedios es porque hay una enfermedad. Y si hay esta enfermedad es porque algo o alguien la generó o la contagió.
ESTE ES OTRO MEOLLO DE LA CUESTIÓN.
Cuando le tocó asumir al gobierno de Néstor Kirchner, LA ARGENTINA le EXPORTABA gas a Chile y por tal motivo se construyó el gasoducto PARA MANDAR el fluído que le vendíamos. Y teníamos acuerdos con Bolivia para proveernos de gas «muy barato» porque la mayor parte del mismo, Bolivia lo extraía de territorio argentino.
Cuatro años mas tarde nuestro gobierno argentino, incumplió los compromisos con Chile porque dejamos de tener gas para exportar. Y por una cuestión de «simpatía»» ideológica con Evo Morales pasamos a pagarle el gas «casi nuestro» como oro en lugar de gas. Y sin una mísera inversión mas y con tarifas que hicieron que un bimestre de gas en un hogar costara lo mismo que un agua mineral y un paquete de cigarrillos, rifamos la energía y ya en 2010 los caños que construímos para llevar gas a Chile, empezaron a traer el que le empezamos a comprar a ellos. ¡¿Es posible entender que Chile pudo pasar de importador a exportador en menos de una década y nosotros hicimos lo inverso en el mismo tiempo?!.¿LO ENTENDEMOS ?. Y en Chile cambien hay seres humanos detrás de cada factura. También hay personas.
Y a partir de ahí el descalabro total. Compra de barcos de gas a precios desorbitantes; sobreprecios. Barcos que se pagaron 80 millones de dólares pero nunca descargaron un metro de gas. Y un país casi imposibilitado de calefaccionarse en invierno o refrigerarse en verano (¿o nos olvidamos de los largos cortes en verano por el calor y en invierno por el frío?).-
En resúmen: No hay mucho que investigar para saber que alguien a sabiendas nos contagió la grave y casi incurable enfermedad. Y hay alguien que a fuerza de laboratorio está buscando una vacuna, un remedio, un paliativo.- Esto último aún está lejos de la cura y es legítimo que ANTE LOS RESULTADOS, SE SEÑALE EL FRACASO Y SE LO CRITIQUE.
Pero a conciencia. ¿QUIEN ES MAS RESPONSABLE? EL QUE NOS CONTRAJO A TODOS ESTA ENFERMEDAD A SABIENDAS O EL MEDICO QUE HOY NO ENCUENTRA COMO CURARNOS?

(Editorial publicada en la edición de TIEMPO de Ranchos del sábado 16-07-2016)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2