carosio
pub_tiempo_col2

La Columna del Domingo por Héctor “Cacho” Olivera: “A LA SEÑORA NO LE IMPORTA UN POMO ”

La Presidenta de las “Abuelas de Plaza de Mayo”, Enriqueta Estela Barnes de Carlotto, ha sido clara y contundente.
Anunció que si ganara las elecciones el candidato Daniel Scioli será apenas un presidente de transición hasta 2019 cuando se produzca el luminoso regreso de Cristina Fernández.
Esta señora no es una alocada decidora al estilo de su par en las “Madres de Plaza de Mayo”, Hebe Pastor de Bonafini.
Si ha dicho lo que ha dicho es porque forma parte del grupo íntimo de la Presidenta y actuó en condición de vocera de la dama santacruceña por adopción.
No es, obviamente, un dato menor.
Se nos está anunciando por una locutora calificada que si se diera el triunfo de la lista oficial el Presidente de la República sería un muñequito de torta que los pibes para la liberación de ”la Cámpora” mantendrían a rienda corta hasta el regreso de la Suprema.
El daño del anuncio es grave.
Primero, porque la abuela ha cometido el fallo de encapsular una causa de todos, como es la defensa de los Derechos Humanos en los corrales de una parcialidad política.
Con ello se ha perdido la pureza de la causa porque ya no es posible acompañar solidaria y participativamente la lucha en busca de los nietos sin ser kirchnerista.
Este sentimiento autoritario de apropiamiento es propio de los totalitarismos y la señora Estela a caído en la telaraña, aparentemente a gusto, sin comprender la dimensión ecuménica que merece su labor y la de tantas otras abuelas, curiosamente anónimas, que la acompañan.
Nadie podrá reprocharle su labor, pero no se la puede aplaudir al haberle puesto una camiseta partidaria a un equipo que no debería tener otro distintivo que la reivindicación de los valores fundamentales de la vida, la Libertad y la Democracia.
Seguramente embriagada por el fundamentalismo fanático que contagia el poder, los cargos, (sus tres hijos vivos son funcionarios de alto rango) y esa pizca de soberbia que suele habitar en el alma de algunos, la Señora se siente adornada de atributos que no tiene.
Por lo que sea, ha sido funcional a un sistema perverso que la usó para hacernos saber que este Gobierno que termina pretende volver para seguir sembrando corrupción, acumulación de riqueza y populismo relajante.
No se ha tratado de un exceso de entusiasmo ni de un uso equivocado del lenguaje.
No ha habido pedido de disculpas.
Solo cabe comprender en profundidad el plan diabólico que intentan poner en marcha y reaccionar en consecuencia.
El camino, obviamente, es elegir bien para que sea posible encarar racionalmente la reconstrucción de tanto daño …
La Historia, que es una maestra de la vida, debe recordarnos a los mayores y enseñarle a los más jóvenes que en 1973 ya vivimos una experiencia trágica similar.
El “tío” Cámpora fue electo presidente el 11 de marzo de ese año con el conservador Vicente Solano Lima.
Su gobierno duró 49 días y renunció para que accediera a la Presidencia el General Perón y su esposa, Isabelita.
Ni Perón alcanzó a poner orden en su tropa protagonista de enfrentamientos sangrientos entre la triple A de López Reja y los Montoneros.
Si no pudo Peróno parece Scioli el mejor personaje para evitar conflictos.
Razón de más para que no tropecemos con la misma piedra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

pub_tiempo_col2