carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: General Paz, mi colegio ( que era) sin igual

Hace menos de dos años, la existencia de una situación tensa en la dirección de la Escuela de Educación Media nº 2 de Ranchos quedó evidenciada y confirmada, cuando al finalizar un acto protocolar por una fecha patria en la Plaza de Mayo, la entonces inspectora general del distrito entrevistada por una radio ranchera respondió ante la pregunta puntual: « En este momento estoy yendo a comunicarle su desplazamiento a la rectora…»una profesora con domicilio en Chascomús que, mas allá de estar hace tiempo en uso de licencia sigue siendo la actual titular del establecimiento secundario, al tener por lo que sabemos.
Aquél anuncio impetuoso de la jefa distrital, no se cumplió, aunque la inspectora dejó el cargo y la directora de la escuela lleva mucho tiempo de licencia. Por lo demás, la situación al decir de muchísimos padres y hasta de propios alumnos se ha tornado casi insostenible.
Bastó que en la mañana de la víspera el tema se abordara en la radio de este grupo, para que se multiplicaran los llamados y mensajes de padres y vecinos sumamente preocupados por la situación. Todo esto se suma, al mensaje que brindara el intendente municipal en ese edificio el pasado viernes 10 en oportunidad de los 25 años de existencia de un Instituto docente que funciona en la misma casa. «Muchas veces no nos ponemos de acuerdo entre aquellos que piensan que todo tiempo pasado fue mejor y los que creemos que estos 30 años de democracia nos han permitido ser mejores en muchas cosas – dijo el gobernante-. Es cierto que si observamos lo ocurrido con la educación en estos años de democracia, nota-remos una enorme cantidad de establecimeintos educativos nuevos. Escuelas especiales, jardines, secundarias, agraria, un centro universitario y otros mas nos muestran un enorme crecimiento en cantidad de escuelas. Pero también es muy cierto que no podemos decir que todo está bien, aunque estemos en un país con el 6,3 % de su PBI volcado a la educación. Y aunque este no es el mismo ámbito, nos encontramos en las mismas paredes de la Escuela Media 2 y sobre ella, el pueblo todo está esperando de nuestras responsabilidad una respuesta para que la Escuela Media 2 vuelva a transitar por los caminos que históricamente transitó» afirmó el intendente y obtuvo como respuesta un cerrado aplauso de la mayoría de los presentes.
Estos y otros datos, nos llevaron a ocuparnos mas minuciosamente de la cuestión Y no ha sido poca nuestra sorpresa.
«Esta semana uno de mis hijos tuvo 3 días sin clases, y de toda la semana tuvo únicamente 2 horas el martes y 2 horas el viernes. La semana pasada también incurrimos en los mismo ( no clase) por inasistencia docente» dice una nota que un padre con mucho valor y la responsabilidad cívica que hace falta le hizo llegar a las autoridades – incluídas las del Colegio – que pintan claramente el panorama que se registra.
Podrían citarse mas de una decena de episodios alarmantes que en pocas horas acercaron a este medio diversas fuentes de los sectores mas diversos de la comunidad. Uno de ellos cita la decisión que habría comunicado el vicedirector a cargo del establecimiento a un directivo con menor rango de despedir vía carta documento a un profesor « muy exigente» y con el que además tendría alguna diferencia religiosa. La comunicación (u orden) de «mandale la carta documento» habría existido aunque enterado el inspector del distrito del caso, respondió que se debió a un mal entendido.
Pero lo que no admite malos entendidos son las ausencias casi escandalosas de profesores. Tan llamativas como que en varios casos se han observado docentes que el mismo día que faltan al Colegio Nacional por alguna enfermedad, han concurrido a dictar clases en otras escuelas, para las que no estaban enfermos.
« Estamos llegando a fin de año y nunca se nos citó a reunión de padres – dice la nota a la que se alude mas arriba -; las cuales por lo general en todas las instituciones se llevan a cabo a principio de año. Eso denota una gran falta de comunicación desde la Dirección hacia la familia….» dice el preocupado padre. Se suma una madre (que nos autorizó a usar su identidad y que reservamos por ahora) afirma que tanto ella como su esposo se preocupan por ir a retirar a sus hijos en caso de que estos salgan antes o tengan horas libres. Está lleno de casos donde los preceptores tienen autorización para que los chicos se vayan y esto habla también de cierto descuido de los mismos padres. Tenemos que recuperar el colegio….» dice la señora, proveniente de una familia tradicional de docentes.
«Ocurre que muchos tenemos miedo de quedarnos solos si decimos todo lo que pasa» dijo ayer en la radio otro padre.
No hace falta proseguir en una columna editorial citando testimonios.
Aunque valga citar otro tramo del mensaje del intendente: «¿ Alguien puede preguntarse que tiene que hacer el intendente entrometiéndose en la educación pública?. Y lo tiene que hacer, para dar respuesta a un pueblo en el que muchos vecinos le golpean las puertas todos los días para decirnos que esta institución madre tiene que funcionar de acuerdo a la calidad de nuestros hijos».- Este mensaje fue dicho el viernes 10 del corriente y aún no ha habido una sola nota, ni una palabra de la dirección del establecimiento aclarando o desmintiendo algo.
Tampoco han tenido respuestas los padres que se han interesado en pedir alguna explicación.
« Solo desearía que mis hijos tengan una buena educación como la que recibí cuando fui estudiante de dicha escuela» dice uno de los padres que reclaman.
Y no hace falta agregarle mas.
El director de este medio, orgullosamente cursó todo el nivel secundario en esta escuela, almácigo de grandes egresados, porque fue siempre una Escuela que se caracterizó por la excelencia de sus docentes y el compromiso de toda la comunidad.
Resulta evidente que algo no funciona o lo hace muy mal desde hace largo tiempo. Y es posible que toda la responsabilidad no sea de su actual dirección. Alguna cuota de ella también estará en otras partes. Pero pareciera llegada la hora de terminar el rol de espectadores o de meros críticos de café, para asumir – como lo expresara el intendente en este caso – las responsabilidades que cada uno tenemos en nuestras comunidades y con nuestra escuela secundaria.
En nuestro caso, estamos asumiendo la que nos corresponde. Y no es para abandonarla, al menos hasta que la situación se revierta en favor de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2