carosio
pub_tiempo_col2

Columna del domingo, por Héctor Ricardo Olivera: “CANDIDATA A LA FUERZA”

La Presidenta de la República será candidata en las elecciones del 27 de octubre del año que viene.
La respuesta al interrogante a qué, es una incógnita.
La respuesta a la pregunta por qué, es una certeza.
La razón final de que su nombre figure en alguna boleta radica en la necesidad de seguir gozando de los beneficios que significa tener fueros que la protejan de eventuales paseos por los Tribunales.
Una recorrida a vuelo de pájaro por los 30 años de la recuperación democrática resulta una buena práctica para establecer diferencias y comparar comportamientos.
Si bien los nombres para hacer un paseo didáctico son muchos, alcanza con citar a dos parejas que se adecuan exactamente a la pretensión de comprender el por qué de esta necesidad presidencial.
El dúo Raúl Alfonsín – Antonio Cafiero sirve para mostrar la actitud de dos personajes uno de cada vereda, que ejercieron sus responsabilidades de Gobierno y, una vez finalizados sus mandatos, volvieron a sus casas con la conciencia tranquila y la serenidad de saber que lo bueno y lo malo que hicieron se mantuvo siempre dentro de los rígidos márgenes de la buena conducta.
Figurarán en los libros de Historia pero no aparecerán en expediente judicial alguno.
La otra yunta, en este caso de la misma vereda, es la del ex Presidente Carlos Saúl Menem y la actual Jefa de Estado.
El riojano, que fuera en su momento idolatrado por los Kirchner que lo acompañaron en sus boletas electorales en 7 oportunidades, es hoy Senador Nacional kirchnerista y el cargo le asegura la protección de los fueros parlamentarios para escapar de la mano de la Justicia.
La Presidenta en ejercicio hará lo mismo cuando se vaya.
Si así no fuera se vería complicada para explicar las razones de su enriquecimiento económico que comenzó en Santa Cruz cuando junto con su marido se dedicaba a rematar casas de la pobre gente sometida a la famosa 1050 de Martínez de Hoz.
La “exitosa abogada”, como ella misma se calificara en la inolvidable excursión a Harvard, tiene hoy más propiedades que el aloe vera.
Es por ello que su destino está ligado a alguna candidatura que por ahora no se sabe pero que el sistema se encargará de seleccionar.
Si se concreta la creación del Parlamento Latinoamericano, al estilo del Parlamento Europeo, encontraría allí un recinto de oropeles de los que más le gustan.
Sería ese el mejor escenario para explicarles a otros Presidentes cómo es de fácil eliminar la inflación, anular la inseguridad y garantizar salud y educación de calidad para todos.
Si lo dice acá, quién va a negarle la posibilidad de repetirlo afuera.

Serán las urnas, en todo caso, las dueñas de la situación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2