carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: Sumarle mil viviendas a Ranchos, ¿ No requiere un profundo estudio urbanístico ?

Estado con activa presencia o mercado? Intervención o libre comercio ? Y algunas frases similares hace mucho tiempo que son el guión de una lucha ideológica que procura volcar para su lado una cuestión a la que progresistas y liberales, estatistas o libre mercadistas llevan adelante con similares resultados, al menos en la Argentina: tan similares que cada uno procura respaldar su razón que les cabe, denunciando lo mal que le ha ido al otro con la receta contraria.
Bien de la política nuestra. Los rotundos fracasos de los programas de seguridad es defendido por sus adalides no con resultados propios sino con: miren como nos fue con los defensores de la mano dura.- por su parte, los economistas que hoy administran un país con la segunda inflación mas alta del continente y una de las mas altas del mundo y con un default que no se puede nombrar, recurren al archivo y repiten: miren como nos fue con las políticas liberales de antes.
Y así en educación, en política exterior, en energía, etc. etc.-
Y lo peor es que en algo tienen razón. Con aquellos nos fue en general mal. Con estos nos va peor y sobran motivos para sospechar que cuando le toque el turno a los diferentes, justifiquen sus malos resultados, recordándonos lo mal que nos iba «hoy» con los actuales.
En fin: « Claro que no somos tan buenos, pero ya se encargarán de hacernos buenos los que vengan» (Perón).-
Los que alguna vez siendo mas jóvenes también nos enrrolábamos en las filas de uno de esos bandos
( que el mercado resuelva casi todo ) aprendimos hace mucho que la verdad no está en uno u otro extremo. Que precisamente, el verdadero mal está en esos extremos.
El estado que, como pareciera intentar ahora, ya se adjudica el derecho de decirle al productor cuando tiene que vender su cosecha, y en que ahorrar su patrimonio, o dedicarse a vender carne para todos (un puñadito así en verdad) o auspiciar en forma exclusiva el fútbol con la plata de todos. Eso es malo.-
Pero tan malo es dejar que la seguridad la maneje «mongo», la educación la dicten «maestros que no son maestros», que el alerta del 911 en lugar de utilizarlo los ciudadanos en riesgo, lo haga algún agente de policía abandonado solo una madrugada en una comisaría con 30 presos en el conurbano o que un legislador ( si: un diputado !!!) diga que para gobernar tal vez haya que disolver el Congreso.
Ahí también esta el problema.
En cualquier comunidad, le verdad de la milanesa está en que un estado fuerte, en un mercado fuerte puedan conciliar políticas en favor de la gente y sepan que roles debe desempeñar uno y cuales el otro.
Y también cuales debe contar con acuerdos de los dos.
Esta columna, escrita sobre el cierre de la presente edición, surgió como una reflexión tras tener el resto del semanario completado. No puede pasar por alto – suponemos que al lector tampoco – que recorriendo sus páginas podrá hacerse el siguiente cálculo: en Ranchos, entre el estado y el mercado se están disponiendo según esta edición MIL NUEVAS UNIDADES HABITACIONALES.-
Si. Como lo lee. Y vamos al detalle: El municipio a través de su intendente anuncia ayer la construcción de 144 viviendas en marcha, la mitad de las cuales son destinadas a vecinos con capacidad crediticia como para abonar una cuota/alquiler.- Junto con ello, anuncia la adquisición de 270 terrenos para construir otras tantas viviendas, con mas de cien destinadas a vecinos con capacidad similar: cuotas de alrededor de tres mil pesos mensuales.-
Cálculo fácil: ciento cuarenta y cuatro mas doscientos setenta, da cuatroscientos catorce.- En esta misma edición se puede observar la promoción de una gran iniciativa privada junto a la laguna ranchera donde se levantan 208 dúplex sobre los que no hace falta abundar mas.
Cuatrocientos catorce mas doscientos ya ronda las seiscientas veinte viviendas.
Ahora bien. En una página anterior a esta damos cuenta de la iniciativa de la Sociedad Rural de llevar adelante un proyecto de urbanización de sus parcelas rurales, para ofrecer al mercado trescientos terrenos destinados a la construcción de viviendas con las cuales ya se superan las novecientas unidades.- Todo ello, tres o cuatro meses después de haber entregado un barrio como el Compartir con unas sesenta viviendas mas y entonces…..bingo: Mil casas nuevas en Ranchos en poco tiempo.
Por cierto que en un país donde la carencia de viviendas, con cantidad enorme de usurpadores de terrenos y el crecimiento alarmante de villas, lo que aquí se cita podría parecer algo así como el paraíso habitacional. Pero…..
….los problemas siempre están en los extremos.
¿ Es acertado calificar de equilibrada tamaña oferta habitacional, donde alrededor de seiscientas de ellas están destinadas a un mercado que tiene que calificar «apto» en sistemas bancarios como el Hipotecario o el Provincia ? ¿ Hay algún estudio que permita conocer si la capacidad de la ciudad es acorde para responder a estas inversiones ?
Por otro lado. ¿No aparece el propio estado compitiendo con la inversión privada a la que tanto se dice convocar ?.
Hay mas preguntas que no pretenden ser otra cosa, sino solo preguntas para que vayan surgiendo las respuestas justas. Y es el estado ( en este caso el municipal ) el que tiene que hacer un minucioso estudio de toda la situación. ¿ Crecer a lo ancho es lo mas aconsejable ?. ¿ Si se diera tamaña extensión territorial de la ciudad, cuando comiencen los que crecen hacia arriba, tendrán servicios o pasará como en otras tantas ciudades vecinas donde el agua se quedó sin presión. el sistema cloacal colapsó, el gas tiene poca fuerza, etc. etc. .-
Son solo preguntas. Leyendo esta edición y sumando, surge que ya está en marcha una oferta de casi mil viviendas ( naturalmente mas las que se construyen individualmente y en forma privada ) para sumarse a Ranchos. Dejamos planteada la necesidad de acompañar esto con un plan lo suficientemente minucioso, profundo y profesional como para no convertir la virtud en el problema.Y nos quedamos esperando esa respuesta. Convencidos que el tema lo justifica y que crecer organizadamente es la prevención de futuros y graves conflictos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2