carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: Ilusiónese, si quiere, pero por su cuenta

Si un valor irremplazable le está faltando a la sociedad argentina es el de la autoridad que otorga la credibilidad y el respeto bien ganado de quien la ejerce. Mucho mas allá de lo que surge de los cargos ocupados y las facultades que ese sitial otorgue, la verdadera autoridad está en los atributos personales de quienes visten el traje o el uniforme. Así era en la época de los grandes hombres que parieron esta Patria. Tal vez no fue un gran estratega militar el general Manuel Belgrano para comandar las tropas de su ejército, pero su autoridad nacida de su honestidad, sentimiento de servicio, abnegación y sacrificio era inmensa e indiscutible. O quizas Alberdi no era un político de grandes apoyos populares, pero ser y actuar como lo sienta en sus BASES o no dudar a la hora de afirmar que ningún gobernante debía tener permitido ser reelecto, tampoco ninguno de sus familiares hasta el tercer grado ni ninguno de los que fueran sus ministros durante su gestión le otorgaban una autoridad que hoy ya no se conoce.
¿Cómo pretender que la espiral descendente de man-dos actúe con la convicción de los bien mandados si en la cúspide de la misma se encuentra el vicepresidente Boudou? O en el caso de las Fuerzas Armadas, el actual comandante en jefe que debió esperar y sortear objeciones en cantidad y magnitud nunca registra-das por un antecesor ?
En la argentina actual, abundan los que tienen el cargo, pero no el poder del mismo.- Tienen la legalidad, pero les escasea la legitimidad.
Porque el liderazgo se construye desde otro lugar. No desde la mera designación por una norma escrita. Esta puede decir que el capitán de un combinado es Messi.
Después en la cancha el que ordena y al que se obedece es a Mascherano. Y esa autoridad siempre es mas genuina
El estado argentino hace años que viene siendo ocupa-do en todos sus niveles (nación, provincia y municipios) por personas que en muchos casos apenas si pueden cumplir con los requisitos mínimos e indispensables que establecen las viejas y obsoletas reglas que regulan esos accesos. Pero aún así, en muchos casos carecen de las habilitaciones que deben acreditarse a lo largo de la vida y en otros, las comienzan a perder apenas acceden a esos cargos.
Y aunque grave y de efectos lapidarios, esta práctica no debiera sorprendernos tanto.Porque la siembra previa de la que se nutren los gobiernos, es la arena política y ésta se ha convertido en un impresentable teatro de operaciones donde impera la ley del mas fuerte, del mas vivo y mas audaz.- De las arenas políticas criollas bien puede resultar para ejercer la presidencia de la nación un Fariña o un Elaskar. Manejarles sus cuentas y actividades a los mas poderosos ya lo han hecho como está demostrado largamente.
Y para no quedarnos en el nivel del delito, bien vale que vayamos a un nivel inferior ( o anterior ), pero que califica (negativamente) al dirigente público y que es su compromiso con ideales, visión del país, propuestas para la gente, pertenencia a determinado partido o espacio etc.-El grado de tranfuguismo es tal en la política argentina que aquél prototipo en que se convirtió hace pocos años el Dr. Borocotó hoy aparece como un bebé de pecho ante los que ocupan el escenario actual.A pocos meses de ingresar en un año electoral en que se renovarán tanto la presidencia de la nación como las gobernaciones de provincias, los mal llamados reacomodamientos están a la orden del día.- Ahí andan los radicales, socialistas y otros espacios, que bajo el contradictorio cartel de UNEN muestran como se desunen minuto a minuto, porque pese al variopinto que los integra, parece no alcanzar y entonces la gran discusión es sumarse a otros (Macri por ejemplo) y aquellos que sin discutir siquiera nada ya optaron por irse a otro lado que viene bien en las encuestas. En el oficialismo, ratificando que pese a lo que ella le recriminaba a su esposo ( « ¡Que vicepresidente me elegis-te!»), Cristina no solo no acertó muy bien con su com-pañero de fórmula, sino que su mimado para encabezar sus listas del año pasado en la mayor provincia argentina, en algunas semanas renunciará a esa banca, volverá un ratito por su sillón municipal de Lomas y luego de su viaje de bodas anunciará que cambiará de bando y enfrentará a sus actuales compañeros. Y el ex jefe de gabinete del gobierno nacional, desde su larga militancia liberal en la Ucedé aparece hoy como el mayor aspirante a nuevo general del peronismo y mayor oponente al kirchnerismo. Y en el medio, no entrarían en esta edición los que en la provincia y en esta misma región, tienen el pase en su poder y están mirando en que equipo se anotarán en 2015.-
Poco importa con quienes terminarán integrando equipo ni con que camiseta saldrán a la cancha. Solo que sus encuestas le marquen que tienen mas posibilidades de ganar el partido. Hay distritos donde dos elecciones atrás, empinados dirigentes se peleaban a morir por conseguir la boleta del Frente para la Victoria y donde probablemente esa fuerza política en 2015 no tenga lista. O deba armar alguna con lo que quede en el fondo del colador.
¿Cuál es el grado de seriedad que tiene la política criolla? Y ahí anda esa fuerza un tanto nueva que gobierna la ciudad de Buenos Aires que pareciera pretender «armar algo nuevo y propio».- « Si no se juntan con otros no pueden ganar» dicen voces que parecen mayoritarias pero que serán las mismas que dirán « Parecen la Alianza que ya conocimos» si estos dirigentes hacen lo que ahora les piden. En fin . . . .
¿ Qué los diferencia a estos postulantes a gobernar la argentina? ¿ Qué principios y que fines los guían?.¿Qué cosas los pone en la vereda de enfrente de los demás?
¿ Hay algo mas que encuestas, agendas creadas por publicistas y una obsesiva dedicación a estar en los medios y conseguir pseudo apoyos de estos ?.
De esta evidente y vergonzante militancia por la des-honestidad ideológica que permite observar como al mayor movimiento político latinoamericano del siglo pasado como es el peronismo lo pueden liderar ( y manejar a su libre albedrío), Menem ( que además de gobernar 10 años se encargó de decidir quien era su sucesor, no precisamente del peronismo), Duhalde (que devolviéndole la atención se encargó de evitar que ganara de nuevo las elecciones), Néstor Kirchner ( llevado de la mano por el propio Duhalde al que «fusiló» de inmediato para mostrar su «gratitud» ), Cristina Kirchner (líder de quienes dijeran «métanse la marcha y el sello en …..» y en cuyo largo mandato menos se habló del general) y problablemente de ahora en mas Sergio Massa, alternativamente, no puede esperarse que surjan coherencias previsibles en el ejercicio del poder. Pero la referencia al peronismo obedece a su significancia polìtica, su permanencia en el poder y por ende, como mayor vidriera que es, su mayor exposición. Pero los amigos radicales no le van en zaga. Desde sus largas filas K ( con Cobos a la cabeza) que hoy llegan a dirigentes como Moreau, a sus alianzas socialistas para terminar con de Narvaez como su candidato a gobernador bonaerense, no les permite asustar-se de los demás. Y la izquierda en general en esta materia solo parecen menos incoherentes por sus tres, cuatro o seis por ciento en las urnas. Habría que imaginarlos con un tercio de los votos o gobernando….
De este gran circo surgirán los nuevos gobernantes de la argentina. Con la pretensión de renovar algo, porque su primer actor se ve en la marquesina con carita de mas nuevo. En el reparto, a su espalda, aparecen casi sin excepción los mismos nombres que han integrado el equipo anterior y al que se «promete» venir a superar cambiando todo lo malo que pudo hacer.
De este modo, si al mirar (y padecer) todas las dificultades que atraviesa la argentina hoy, la esperanza que le queda es que falta poco para cambiar de gobiernos, bien vale tener prudencia ( cuanto menos) porque lo que ofrece la política hoy es ilusión óptica de cambiar el collar. Si usted quiere ilusionarse con que también cambiará el perro, no somos quienes para impedírselo.
Pero por favor, hágalo por su propia cuenta. No nos haga partícipe de esa ilusión.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

pub_tiempo_col2