Editorial: La ranchera: una sociedad que resiste todas las lógicas y no se explica por que

16 abril, 2018 0 Por Grupo Tiempo

Si alguien llegara por primera vez a este poblado a visitar a un par de familias, parientes y viejos conocidos de otros lares, seguramente recorrería la ciudad, sus lugares mas convocantes y estiraría alguna sobremesa para conocer la historia, los grandes personajes y la actualidad sociopolítica de la comarca.
Así, conocería un poco de la historia de los fortines. De la Virgen Patrona del Pilar, tal vez el relato de la Lunareja, de Dn Martín Gómez, de ese caudillo que fue Alberto Ferrante y sus largos años de gobiernos continuados e inevitablemente llegaría a ese raro resultado electoral en la vuelta de la democracia, con la UCR vistiendo de blanco toda la región al amparo del Dr. Alfonsín y con el vecinalismo heredero de Ferrante, cayendo un poco increíblemente nada me-nos que a manos de un peronismo casi no tenido en cuenta y en una elección donde perdieron su bastión de la provincia de Buenos Aires y el gobierno nacional. Alfonsín pudo hacer ganar a su partido nada me-nos que esta provincia y la nación, pero no pudo evitar quedar últimos en Gral. Paz, en una acabada muestra de la muy mala relación entre la dirigencia de ese partido y los rancheros.
Alguien le dirá al visitante que lejos de mejorar esa relación, el paso del tiempo, la ausencia de un nuevo Alfonsín y otras yerbas, hoy la convirtió en muchísimo peor, a punto tal que por las suyas, hace larguísimos años que esa fuerza no cuenta con los votos que le permitan sentar al menos un concejal en el deliberativo. De vez en cuando, algún partido que pareciera no desea tener muchos cargos, le regala alguna candidatura y le presta una banca.
Probablemente, en un acto de sinceridad, le comenten al visitante que 34 años de ese justicialismo que impuso Juan C. Veramendi y que hoy se mantiene en el gobierno con él casi alejado totalmente de la política activa por una cuestión de salud que le exige toda su atención, no se deben a que en ese espacio político se nuclearon verdaderos genios de la gestión y la política.
Mas bien aquí se ha confirmado como en pocos lugares el viejo axioma del general: «No es que sea-mos tan buenos; es que los demás nos hacen bue-nos».-
Como el visitante se entusiasma con esta historia política ranchera se entera que hace pocas elecciones nomás, ese justicialismo se quedó con todos los cargos en juego. TODOS. Hace menos de siete años.
A esta altura, el atento oyente, emite una reflexión: «Esto debe ser un problema nó…..» y sin esperar preguntas agregó: « Porque por lo que dicen, además ese espacio político debe manejar todas las instituciones intermedias de la ciudad y el distrito…..»
Como una respuesta casi de manual, el dueño de casa respondió: «No. Eso no. La verdad, es todo lo contrario…» dijo y el visitante en ese punto se levantó del asiento y levantando el tono tiró como al montón: « ¿Pero es que ustedes son el revés de toda lógica? Ahora díganme que manejan mas organismos e instituciones esos radicales que me cuentan que no llegan ni a un concejal?».
Hubo un silencio. Con la cabeza gacha, los anfitriones giraron el cuello y se miraron unos a otros como si sintieran cierta vergüencita. Mas de sus propias res-puestas que de las preguntas del visitante.
Al final el hombre de la casa se animó: «Sabés que si…..» Los organismos y las entidades tienen jefes afines con otros partidos, menos con el que gobierna aquí. Hasta alguno que usó la ayuda del gobierno municipal militando un tiempo, apenas logró su nombramiento se calzó otra pilcha y hoy ni se acuerda de eso. Y en cuanto a las comisiones….., a ver… Bomberos Voluntarios, Rotary Club, LIPOLCC…
(pensó un poco y siguió) Cámara de Comercio, S. Rural, Fortín de los Ranchos, Atlet. Ranchos, Coop. de Electricidad y…..» Hasta ahí llegó porque quien escuchaba lo interrumpió: « ¿ Quieren decirme que ninguna de esas comisiones tiene mayoría o conducción afín al gobierno municipal?»
Hubo un poco de broma. «¿Qué es lo que no entendés? Es así….»
«Pero para que te quedes tranquilo, hace treinta años que todos le gritan al oído del gobierno municipal que todo lo que pasa en todos lados de esta Patria Chica lo maneja Veramendi. Y algunos todavía lo creen…..» y ahí si hubo risas generalizadas.
Se había ido la tarde y el llegado de lejanas tierras tomó la palabra. Nunca pensé que pudiera interesarme tanto estudiar el fenómeno de esta comunidad. Claro que se me ocurren varias teorías: el mismo pueblo que por mas de 30 años le da la administración de todas sus cuestiones en el gobierno a un partido y a sus dirigentes, después ubica a los que nunca les da-ría ese gobierno a que le manejen los Organismos de salud, de previsión, de servicios esenciales como el agua, otros como la electricidad, las comunicaciones y todo lo que me han contado? Perdonenmé….. a ustedes les pasa algo muy extraño rancheros……» terminó.
Hubo un silencio hasta que la mayor de las hijas de la casa que no había dicho una palabra, hizo una advertencia: «Cuando haga ese estudio no olvide tener en cuenta que en este país las elecciones para gobernantes son obligatorias y entonces
Intendente y concejales son elegidos por casi diez mil rancheros de todas las edades, niveles sociales, del campo y la ciudad etc.- El resto de las conducciones intermedias a veces tienen menos votantes que la cantidad de cargos a ocupar….».
«Ahhhhhh, pero no podías ser tan precisa. Igual me voy con varios interrogantes, pero de otro tipo. Me acabas de evitar la mitad de mis dudas. Rancheros -dijo para cerrar- lo que supongo, al menos de ustedes mis amigos, es que tienen muy claro cuales son las razones de tantas rarezas, nó»-
Se quedó esperando una palabra. Nadie dijo nada y todo quedó ahí. Casi como no podía ser de otro modo. En una pregunta sin respuesta.

(Editorial publicada en la edición de TIEMPO de Ranchos del 14 de abril 2018)