carosio
pub_tiempo_col2

Editorial: ¿Por qué es amado Boudou?

Hace cinco años en oportunidad de celebrarse una edición mas de la mayor fiesta anual de nuestro pueblo, llegó en representación del gobierno nacional el entonces vicepresidente de los argentinos Amado Boudou.
La crónica hecha en este medio de aquél 12 de octubre remarca la indumentaria inadecuada que mostró ese día la segunda autoridad de la nación, que de jeans, campera de cuero y zapatillas no pudo obviar la situación y al bajar del helicóptero y ser recibido por el intendente y su comitiva todos de estricta indumentaria de ceremonia expresó un «ché, me vine he-cho un croto».-
Este autor recuerda una expresión al oído del intendente Veramendi cuando el cantante de Arde la ciudad, era mimado por la multitud presente en la plaza que lo demoró media hora para llegar desde la esquina donde bajó del auto hasta el palco. «No puedo creer lo que está pasando. Yo pensé que nos c……a el 12 de octubre» le escuché decir a Veramendi.
Vale para poner mas precisiones a la jornada rescatar la actitud de un conocido vecino ranchero, concejal peronista (mc) y dirigente del PJ local que llamó la atención porque fue el único que siguió a Boudou desde que se bajó del auto y desde pocos metros le gritaba «ladrón, ladrón» y esa imagen nos quedó grabada en una cámara de las que transmitieron en vivo ese acto.
Todo esto pasó aquí en nuestro pueblo con el ahora presidiario ex vicepresidente que acaba de ir a la cárcel casi completando un gabinete entre rejas del anterior gobierno. Porque solemos los periodistas y la opinión pública referirnos a la dirigencia, a los personajes notorios, a los famosos y sus comportamientos.
Pero jamás vemos la paja en el ojo propio.
No es todo lo que podemos recordar de esa visita para abocarnos luego a lo ocurrido ayer.
Tres años mas tarde, o sea en 2015 en ocasión de celebrarse elecciones, la esposa de ese concejal mandato cumplido integró la lista de candidatos locales del PJ y no pasó desapercibido a este cronista ver al hombre en cuestión cantando y alabando a Cristina y a su gobierno en la sede del PJ ranchero. Aún nos perdura la duda: o había cambiado de opinión en torno a Boudou o nunca supo que el amigo de La mancha de Rolando era el niño mimado de Cristina y ademas su vicepresidente.
¿Cuál es el valor de este relato? Señalar la hipocresía e inconsistencia de la política en general. («Pensé que nos ca…. El 12 de octubre» y el « ladrón, ladrón» del dirigente).
Y lo de tres años después de ambos.
Pero también señalar y señalarnos nosotros mismos. Aún están frescos los besos, abrazos, cánticos y pedidos de fotos de mujeres y hombres de toda edad, idolatrando a quien ya a esa altura estaba procesado en varias causas y hasta era reservado por la presidenta solo para este tipo de representaciones., «Andate a Ranchos que hay una invitación».-
Resulta imposible que la política haya llegado al grado de corrupción que alcanzó en la Argentina si no existiera un pueblo que en gran porcentaje se hace el distraído y hasta endiosa a los que le roban.
Naturalmente que hoy sobran las voces que le señalan estos acontecimientos al gobierno municipal. «Lo declararon visitante ilustre» recuerdan. Y naturalmente que eso indica el protocolo. Llegaba el vicepresidente de la República a presidir el acto en honor a la Patrona. Lo que no marca ningún protocolo es que el pueblo que bien pudo ser «indiferente» (para no faltar el respeto a la Virgen) y hasta guardarse los aplausos no se guardó nada de elocuencia y hasta bailó cuando en el almuerzo de camaradería, Los Hermanos Farisano juguetearon con el Arde la Ciudad que Boudou cantó en el escenario ranchero en medio de las palmas.
¡ Qué veletas somos!
Y después pedimos que no lo sea la política, la justicia, la dirigencia sindical, etc. etc.-
Boudou no estaba aún condenado, es cierto por la justicia. Pero ya por entonces hasta había hecho des-pedir de un plumazo al mismísimo Procurador General de la Nación, el Dr. Righi (nombrado por el peronismo del que era confeso adherente) por no haberle evitado esos procesamientos.
Desde el domicilio en un médano de la costa, el auto flojo de papeles, la «comisión» de su empresa All Fund para intermediar entre él y el gobernador de Formosa por siete millones hasta quedarse con la fábrica de imprimir billetes oficiales en el país, todo estaba con expedientes en los tribunales.
¿ Qué le aplaudía la gente en Ranchos a ese personaje?
¿Qué harán hoy con las fotos que se tomaron con él?
Es probable que el tan «amado» de los rancheros pase mucho tiempo entre rejas, junto con De Vido, Jaime, el caballo Suarez, Lázaro Baez, su amigo Nuñez Carmona, y varios mas. Podrá cumplir la condena que le imponga la justicia por los delitos que pudo haber cometido.
Pero lo que termina con la enfermedad no es curar a un paciente sino erradicarla.
¿No es hora de pensar que la raíz de todos estos males está en los dirigentes que fieles a lo que saben y piensan le gritan ladrón a estos personajes, pero tres años después aplauden y victorean a su gobierno por estar en campaña siendo parte del mismo?.
¿Y en la ciudadanía que atiende mas su cholulismo que los intereses de su Patria?
Por último una reflexión para los gobernantes: acaban de pasar elecciones generales donde la ciudadanía ranchera en un esfuerzo supremo para hacer útiles las herramientas que le da la democracia, ratificó la gestión del gobierno local cortando cientos de boletas electorales para marcar que pone en un lugar al gobierno municipal y en otro muy diferente a la ex presidenta.
¿No habrá llegado la hora que ese trabajo lo hagan de antemano los dirigentes del peronismo local, curando en salud y previniendo lo que de otra forma tuvo que hacer el electorado?.
Solo deberán entender -como dice el negro Dolina- que vale mas perder con los amigos que ganar con ciertos personajes. No siempre la gente hará por la política lo que sus dirigentes no saben, no pueden o no quieren hacer.

(Editorial publicada en la edición de TIEMPO de Ranchos del sábado 04 de noviembre de 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

pub_tiempo_col2